Secado insuficiente, un programa que dura demasiado, un filtro saturado de pelusa, etc.; estos son solo algunos de los problemas más comunes de las secadoras, un electrodoméstico que se ha convertido en imprescindible en los últimos años en muchos hogares españoles.

Aunque a primera vista pueden parecer fallos insalvables, nada más lejos de la realidad, pues son problemas que se pueden solucionar fácilmente y siguiendo estos consejos.

Programa de secado largo. Cuando el programa de secado se alarga en exceso puede haber varias causas. Las más probables son la obstrucción del filtro o del conducto de evacuación o que haya demasiada humedad en el ambiente.

La ropa no está lo suficientemente seca. Esto sucede cuando no se ha ajustado de forma correcta el programa o el tipo de secado o cuando la cantidad de suavizante o la capacidad de carga son excesivas.

Filtro de la pelusa de la secadora obstruido. Si sospechas que el filtro de la pelusa está obstruido y quedan restos de suciedad en su interior sigue estos pasos:

  • Quita el filtro de la puerta.
  • Con un paño limpia la puerta y el orificio del filtro.
  • Retira la pelusa del filtro, enjuágalo y sécalo.
  • Vuelve a poner el filtro en su sitio.
  • Si tu filtro de pelusas está roto o deteriorado
Ventilador de escape taponado. Al igual que sucede con el filtro de pelusas, si el ventilador está obstruido puede reducir el flujo del aire provocando que se duplique o triplique el tiempo de secado.